Santiago Corona y Raúl Fernández Torres fueron condenados a perpetua por el crimen de Roberto Fernández Montes, suegro del primero. Las cámaras de seguridad los muestran cargando el cuerpo en el ascensor.


Source by [author_name]