Standard & Poor’s

Standard & Poor’s

La semana pasada fue el turno del país, hoy le tocó a los bancos. Standart & Poor’s Global Ratings puso hoy sus calificaciones crediticias de cuatro entidades financieras locales en Revisión Especial (CreditWatch) con implicancias negativas.

Se trata de Banco Patagonia, Banco de Galicia, Banco Hipotecario y Banco de la Provincia de Buenos Aires. Sobre los bancos locales en general, S&P; cree hay una “tendencia de riesgo de la industria negativa, lo que refleja la probabilidad de una en tres de que el escenario de fondeo y las condiciones de la industria se deterioren”.

El viernes pasado S&P cambió su perspectiva de la deuda argentina, de “estable” a “negativa”, aunque mantuvo su calificación general en B+. “Estamos ubicando nuestras calificaciones de los créditos soberanos ‘B+’ largo plazo y ‘B’ corto plazo en CreditWatch con implicaciones negativas”, comunicó la calificadora estadounidense. El estado de CreditWatch se mantendrá durante los próximos 90 días, al final de los cuales se determinará la nota oficial de Argentina. En otras palabras es una advertencia sobre las posibilidades futuras de país.

Los riesgos para los bancos que operan en el país aún son altos, en nuestra opinión, debido a la históricamente débil confianza de los depositantes y la carencia de fondeo de largo plazo diversificado

La nota a los banco locales “refleja el riesgo de que empeore la calidad crediticia del soberano debido a la potencialmente debilitada implementación de la estrategia de gobierno para estabilizar la economía“, detalló S&P; en un comunicado. “Es poco común que califiquemos a una institución financiera por encima de la calificación soberana del país donde opera, ya que consideramos que es poco probable que estas instituciones no se vean afectadas por los eventos en las economías locales. Esperamos resolver el estatus de Revisión Especial (CreditWatch) dentro de los próximos tres meses”, agregaron.

Entre los fundamentos que llevaron a tomar la decisión sobre los bancos –y también sobre el país– están las proyecciones de S&P; sobre el PBI argentinos (caída de 0,5% en 2018).

S&P sobre los bancos locales:

– Los bancos argentinos han otorgado cada vez más créditos denominados en dólares, pero la mayoría de estos son a clientes que generan ingresos en dólares, como los exportadores, lo que alivia el riesgo potencial que esto conlleva. Tales créditos representaban 25% de los créditos totales a agosto de 2018.

– Las hipotecas indexadas a la inflación han crecido de manera significativa desde 2017, pero el acceso a tales hipotecas aún es bajo -principalmente para segmentos de ingresos altos- y esperamos que el otorgamiento de créditos hipotecarios se desacelere durante lo que resta de 2018.

Nuestra evaluación del riesgo de la industria incorpora el marco institucional mejorado de Argentina, derivado del marco regulatorio más fuerte en el país tras la implementación de principios de Basilea III
para los cálculos de requerimientos de capital e índices de liquidez, y la introducción de aspectos de las normas contables internacionales. Estos factores alinean el sistema financiero argentino más de cerca con los estándares internacionales.

– A pesar de este avance, los riesgos para los bancos que operan en
el país aún son altos, en nuestra opinión, debido a la históricamente débil confianza de los depositantes y la carencia de fondeo de largo plazo diversificado. En nuestra opinión, el país también tiene un mercado de capital estrecho y las entidades argentinas aún tienen acceso limitado a los mercados extranjeros de capital, lo que resulta en una gama limitada de fuentes de financiamiento.

Seguí leyendo:

Los economistas advierten que las medidas son de “emergencia”, pero que había pocas alternativas



Source link