Científicos argentinos e internacionales consideran a la Argentina un campeón de la tala de bosques nativos. La expansión de la soja decimó la absorción de los suelos y cada vez se construye más en cauces naturales.


Source by [author_name]