La abuela de Facundo Burgos, el niño que el miércoles pasado fue fusilado por la espalda por la policía tucumana, publicó una carta en la que describe el crimen de su nieto de doce años como un nuevo caso de gatillo fácil. Denuncia las versiones falsas difundidas por los medios, las violencias padecidas en el hospital y en la comisaría, y exige justicia. “Ahora, el barrio está lleno de patrullas”, advirtió.


Source by [author_name]