En primera instancia, un juez consideró que ni el testimonio de la víctima ni el informe de riesgo (alto) de la Oficina de Violencia Doméstica alcanzaban para iniciar un juicio. La Corte provincial revocó ese fallo.


Source by [author_name]