Como ocurrió en la edición anterior, por medio de las redes sociales se difundieron preguntas polémicas y estigmatizantes que incluyeron los cuadernillos que deben responder los alumnos de sexto grado y quinto año. Rechazo de docentes y estudiantes, que advierten que al ser estandarizada la evaluación no mide el nivel de aprendizaje y tiene como objetivo final hacer un ranking de escuelas.


Source by [author_name]