El Papa y el presidente norteamericano se manifestaron en contra del pedido de los médicos que atienden al bebé de diez meses, que padece una enfermedad incurable y a quien la Justicia británica autorizó a desconectar porque sufre.


Source by [author_name]