En la capital belga se exhiben reconstrucciones de la ropa usada por víctimas de violaciones y abusos, como forma de repudiar “el mito persistente” de vincular las vestimentas “provocativas” con los delitos sexuales.


Source by [author_name]