Desde el Central no vendieron reservas pero los bancos públicos como el Nación comenzaron a sacrificar divisas para contener las presiones. La devaluación en Brasil suma un nuevo foco de tensión para los próximos días.



Source link