La mujer volvía de trabajar y al cruzar un puente peatonal en Liniers fue agredida por los dos acusados, que le querían robar. En el forcejeo, cayó. Bajaron y le sacaron el celular. Pero los persiguió un testigo que logró detenerlos.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorCondiciones indignas
Artículo siguienteTorturas y vejámenes