Es una de las condenas más altas del sistema judicial argentino. En 2014, el ex sargento de patrullas baleó al escribano con quien él y su ex pareja tramitaban la división de bienes, y escapó. No tendrá libertad condicional.


Source by [author_name]