El Estado se desprenderá de su participación en seis centrales termoeléctricas, una porción de la proveedora nuclear Dioxitec y acciones en otras compañías del sector energético. También se deja abierta la puerta para privatizar las represas del sur, aún no construidas.



Source link