Fue lo único que les dijeron los dueños de una distribuidora de artículos de librería a los empleados, algunos con más de veinte años de antigüedad. “No fuimos informados de nada, no recibimos ningún telegrama y la empresa tampoco presentó la quiebra”, contaron los trabajadores que ahora reclaman en la puerta.


Source by [author_name]