Aurelio Batello admitió que conocía los abusos del cura Justo Ilarraz contra adolescentes en un seminario de Entre Ríos, pero intentó justificar su silencio y sostuvo que “le daba libertad” a la víctima para hacer la denuncia. Estudiarán si lo acusan de encubridor.


Source by [author_name]