Tanto el blanqueo laboral como la rebaja de aportes constituyen transferencias directas al empleador desde el trabajador y el Estado, con la idea de que la mejora de la rentabilidad empresaria es impulsora del avance en materia de empleo.



Source link