El Presidente recibió a la nueva conducción de la UIA, que centró sus reclamos en terminar con “la industria de los juicios laborales”, como había planteado Macri, y en rebajas de impuestos. Sobre la crisis fabril no hubo quejas.



Source link

Compartir
Artículo anteriorCondena por un Mono
Artículo siguienteLegislatura con tribuna