Son 130 mil hectáreas que constituyen el área protegida más extensa del norte argentino. Allí se encuentran las últimas grandes extensiones de bosque nativo. Desde ayer puede ser visitado por el público. La provincia busca posicionarse así en el turismo nacional e internacional.


Source by [author_name]